China busca convertirse en el nuevo líder de la energía solar


Días atrás el gobierno chino ha dado a conocer un nuevo plan para el período 2011-2020, duplicando las anteriores previsiones. El objetivo es alcanzar con una capacidad instalada de 50 GW o lo que es lo mismo 50.000 MW para el año 2020.

Lo que China busca principalmente es reducir su dependencia del carbón (70 % de la energía generada en el 2010), y dejar de ser el peor país a nivel mundial, en cuanto a calidad de su agua y aire por las altas emisiones no controladas durante las últimas décadas.

Tras Fukushima el gobierno chino, al igual que otros países, también se ha replanteado su política nuclear, lo que ha "colaborado" a que la energía solar pase a tener un rol de mayor relevancia para los planes energeticos futuros, donde se busca lograr que el 15 % de la sea generada de fuentes renovables.

Pensar que China actualmente solo tiene instalada una capacidad menor a 1 GW (1.000 MW) de energía solar fotovoltaica (0 MW de termoeléctrica), con lo cual la "diferencia a cubrir" es de 49 GW para los próximos 10 años.

Los planes indican que para el 2015 deben de instalarse 10 GW de los 50 GW totales, por lo que a partir del 2016 las previsiones son de 8 GW anuales (similar a la capacidad instalada por Alemania en el 2010).

Una de las ventajas con la que cuenta China actualmente, es que posee una integración vertical en lo que se refiere a la producción de paneles fotovoltaicos. En el año 2010 la mayoría de las compañías que forman parte del Top Ten de producción de paneles son de origen chino. Lo mismo sucede con la producción de células donde aproximadamente el 60 % de la producción mundial proviene de China (80 % de Asia).

Desde diferentes sectores de la industria, principalmente desde EE.UU., la duda que ha surgido es saber si China podrá alcanzar los niveles que se ha propuesto sin crear una "burbuja" en el sector, con el impacto en precios que esto pudiese tener. La formación de esta posible "burbuja" ocurriría con mayor probabilidad, durante la segunda parte de la década por los altos compromisos propuestos por China.

Pero la mayor parte de la industria cree que nada de esto va a suceder ya que en un par de años, se estima que la capacidad de producción anual de paneles fotovoltaicos solamente desde China alcanzará niveles cercanos a los 50 GW. A la vez, como los objetivos de crecimiento más agresivos se concentran en la segunda parte de la década, la propia industria tiene tiempo más que suficiente para adaptar su producción a la demanda esperada.

Por lo tanto, todo está dado para que el 2011 se presente como el año en el que China inicie su camino hacia el liderazgo en el ámbito de la energía solar...






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada