El desarrollo de las "ciudades solares" en China


China busca reducir su dependencia del carbón (70 % de la energía generada en el 2010), y dejar de ser un país con bajos niveles de calidad de su agua y aire, por las altas emisiones no controladas.

Para lograr reducir esta dependencia durante los últimos años se han desarrollado en diferentes partes del país "ciudades solares", que fomentan el uso de las energías renovables y muy especialmente de la energía solar.

Tal es el caso de Baoding, ciudad situada a 150 kilometros de Beijing, conocida desde el año 2006 como la "Ciudad de la Energía Limpia", que se ha convertido en un centro tecnológico para el desarrollo de la industria de la energía solar y eólica. Como ejemplos vale citar, que en Baoding se encuentra la sede central de uno de los principales fabricantes de módulos fotovoltaicos (Yingli Solar), como así también del fabricante de palas de aerogeneradores (Zhonghang Huiteng Wind Power Equipment Co).

El desarrollo de estas ciudades verdes cuenta con el apoyo de las autoridades chinas con el fin de beneficiarse tanto para su uso interno como para la exportación de todo lo que tenga que ver con las tecnologías limpias. 

Actualmente, en Baoding existen unas 170 empresas que fabrican equipos de energías renovables, las que suman una facturación conjunta de unos 5 mil millones de euros anuales aproximadamente, con crecimientos esperados del 30 % anual hasta el año 2016.

En este sentido, las autoridades locales chinas trabajan de forma conjunta con las empresas, ya sea vía la organización de ferias de empleo, proporcionando formación, como así también en la educación sobre el uso de las energías renovables de todos los ciudadanos, desde los primeros años escolares. A la vez, las empresas pueden acceder a exenciones fiscales y préstamos a bajo interés.

Por otro lado, todos los nuevos edificios están obligados a utilizar energía solar en sus tejados y los semáforos de la ciudad son alimentados vía el uso de la energía solar.

Otro ejemplo en este sentido es la ciudad de Rizhao (en mandarín significa 'iluminada por el sol'), urbe que se encuentra situada en la provincia oriental china de Shandong, y donde desde hace 20 años se decidió extender el uso obligatorio de energía solar para todas las viviendas, con lo cual el 99 % de las mismas actualmente incorpora el uso de energía solar térmica, como así también fotovoltaica.  A la vez, prácticamente la totalidad de la iluminación pública y los semaforos de la ciudad se alimentan vía energía solar.

Tanto Baoding como Rizhao, son claros ejemplos de una nueva tendencia que va adquiriendo impulso en China durante los últimos años, y que si bien hoy día son pequeños ejemplos de como reducir su dependencia de los combustibles fósiles, indican un claro ejemplo de cambio de tendencia en este sentido.

Fuente: Forbes - El Mundo





0 comentarios:

Publicar un comentario