La energía solar térmica en España: situación actual y futura


El sector de la energía solar térmica en España actualmente no se encuentra en su mejor momento, y esto más que nada por la dependencia directa que el sector tiene hoy día con la industria de la construcción.

Si se realiza un análisis de los años pasados, es de destacar el crecimiento del sector durante el período 2004-2008, donde la capacidad instalada de energía solar térmica en España se multiplicó por cinco. Este escenario ha cambiado radicalmente durante los últimos dos años, con reducciones cercanas al 14 % para cada uno de los años.


SITUACIÓN ACTUAL...

Durante el año 2010 se han instalado unos 243,6 MWth que equivalen a unos 348 mil m2, lo cual implica menos de la mitad de la previsión que en el Plan de Energías Renovables se fijaba para el año, según cifras aportadas por la Asociación Solar de la Industria Térmica (ASIT).

Del total instalado durante 2010, más del 80 %  se relaciona de forma directa con el Código Técnico de Edificación (CTE), un 15 % a instalaciones promovidas por sistemas de ayudas de las Comunidades Autónomas y el resto a captadores destinados al calentamiento de piscinas.

En comparación con la capacidad instalada en Europa, España "solo" aporta un 9 % del total instalado versus un 33 % del mercado alemán, país que cuenta con unos niveles de irradiación solar menores a los de España.

Para el 2011 las previsiones por parte de ASIT no son muy alentadoras, más que nada por su dependencia directa de la construcción, sector inmerso en una profunda crisis, donde solo se estima el inicio de 150 mil viviendas en el año, en contraste con las 560 mil viviendas construidas 3 años atrás. Es por ello que las previsiones no son optimistas debido a que el crecimiento del sector de la energía solar térmica depende de la nueva edificación y de los programas de ayuda de las Comunidades Autónomas, los cuales continuarán decayendo otro año más.

PROPUESTAS PARA UN FUTURO MEJOR...

La ASIT ha propuesto una serie de medidas que ayudarían a cambiar la tendencia negativa de los últimos años y de esta forma potenciar al sector de la energía solar térmica en un futuro cercano.

  • Posibilidad de ampliar el alcance fijado en el Código Técnico de Edificación, más allá de su obligatoriedad, en el sentido de incorporar nuevas aplicaciones como ser la climatización y apostar fuertemente por la rehabilitación.
  • Mayor relación e incentivos a percibir por parte de las Empresas de Servicios Energéticos (ESE's) de forma que permita un mayor desarrollo del sector.
  • La exigencia de mayor eficacia en los programas de ayudas públicas fomentando la eficiencia (o energía útil generada) de las instalaciones, en vez de ayudas al metro cuadrado, como en la actualidad.
  • La apertura de nuevos mercados, como el de los Grandes Consumos de Calor mediante el establecimiento de un modelo de "Régimen Especial".
  • Y por sobre todas las cosas, el poder contar con un marco regulatorio estable que valore equitativamente la madurez y capacidad de la tecnología solar térmica.
En resumen, si bien la energía solar térmica aporta indudables ventajas, es fundamental que el sector disponga de un sistema regulatorio estable, lo que apoyaría un mayor desarrollo de la tecnología y así tender a la reducción de sus costes de operación, asegurando para los próximos años, el crecimiento de la potencia solar térmica instalada en España.






Categories: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada