Un nuevo escenario para las compañías de energía solar



El 2011 está siendo un año de grandes cambios para el mercado mundial de la energía solar, donde muchas de las principales compañías deben replantearse su futuro a corto plazo y donde las compañías de menor tamaño deben readaptarse para no poner en peligro su continuidad.

Los cambios normativos y recortes en los subsidios por parte del mercado italiano y alemán, han provocado una menor demanda, que se vio reflejada en una significativa caída en los precios de los módulos solares de más del 30 % en lo que va del año, intentando la "oferta" de esta forma, adaptarse al nuevo contexto.

A la vez, debe mencionarse el aumento de los niveles de stocks, que según informes publicados han alcanzado niveles récords (10 GW) durante el segundo trimestre del año. Dicha cifra significa más del 60 % de la capacidad instalada durante 2010 (ver artículo).

Esto obviamente que ha generado problemas para muchas de las empresas del sector, con caídas más que significativas en las cotizaciones de aquellas que cotizan en bolsa. Por poner un ejemplo, si vemos la evolución de la cotización de Yingli, uno de los principales fabricantes a nivel mundial de módulos fotovoltaicos, se puede observar que a fines de abril su acción cotizaba a $ 12,95, y a principios de agosto llegó a valer $ 5,08.

A largo plazo, los descensos de precios son saludables para una industria como la solar que depende en cierta parte de sistemas tarifarios (FIT's) o de subsidios de forma directa por parte de los gobiernos de los países. El problema, obviamente, es el corto plazo, ya que muchas compañías del sector deberán encontrar la forma para subsistir en un mercado con menores márgenes y que tiende a una mayor concentración.

Semanas atrás vimos como el fabricante de células y paneles Evergreen Solar se declaraba en situación de quiebra (Chapter 11), ya que no pudo seguir el ritmo de sus competidores asiáticos. Empresas europeas como el fabricante noruego de células y paneles REC o la alemana Q-Cells, no se encuentran "viviendo" sus mejores momentos. A la vez, algunas compañías se han visto en la obligación de cerrar instalaciones propias, principalmente las que no están ubicadas en Asia, como ser la compañía alemana Solon con su fábrica de EE.UU., lo mismo que BP Solar con su instalación de Maryland.

Asia, y fundamentalmente China serán la fuerza impulsora en la consolidación del sector, según los analistas, ya que buscan tener una marca fuerte en Europa, donde muchas de las principales compañías chinas no la tienen.

Pero no todas las compañías en "problemas" serán interesantes para su adquisición, ya que será necesario que cuenten con una importante red de ventas y una buena marca, ya que por ejemplo solo comprar una compañía que posee su fabricación en Alemania, no necesariamente es una buena opción.

De hecho, es muy probable que la mayor parte de la consolidación sea en áreas específicas, que le permitan a las compañías compradoras, mejorar su eficiencia o poder ofrecer mejores productos al mercado.

Seguramente en el futuro a corto plazo la demanda mundial no podrá repetir los niveles de crecimiento de años anteriores, pero lo que está claro, o por lo menos hasta el momento, es que para la industria solar, cada vez que los precios caen a un nuevo nivel, nuevos mercados para los cuales los precios anteriores no eran accesibles, aparecen y hacen crecer nuevamente la demanda global.

Fuente: Reuters





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada