Autoconsumo 100 %: Energía solar + Coche Eléctrico + Red inteligente


En un artículo anterior hicimos mención a una nueva posibilidad de negocio que han comenzado a desarrollar las compañías de energía solar, principalmente en EE.UU., donde con el fin de captar nuevos clientes, las empresas han "ampliado" sus servicios e incorporan la posibilidad de instalar paneles fotovoltaicos en las viviendas particulares, destinados a la recarga de coches eléctricos.

Pero que pasa si a la combinación de coche eléctrico (EV) + instalación fotovoltaica en el tejado de una vivienda, le incorporamos la posibilidad de formar parte de una "red inteligente" (smart grid), que le permita al dueño de la instalación vender la energía no consumida a la red cuando el precio es más alto.

Pues bueno, esta "triple" combinación ya es posible en San Diego, California, mediante la participación de la compañía eléctrica San Diego Gas & Electric (SG&E).

La empresa ya ha comenzado a desplegar su red inteligente en las viviendas de su área de influencia. La "smart grid", basada en las capacidades de respuesta a la demanda, permitirá al dueño de una instalación fotovoltaica, vender la energía no consumida a la red, de acuerdo a un plan de tarifas, donde los precios son mayores durante el día cuando la demanda de energía eléctrica se incrementa, que por la noche donde la demanda y precios son menores.

La recarga nocturna de su coche eléctrico, le permitirá al dueño de la instalación fotovoltaica reducir el coste de su consumo eléctrico, con la posibilidad de vender la energía solar generada por el día.

El uso de los vehículos eléctrico es cada vez más popular y accesible en los EE.UU. La misma situación se repite en relación a la instalación de paneles fotovoltaicos en los tejados residenciales. Por lo tanto, el formar parte de una red inteligente "cierra el círculo" de forma perfecta.

En cuanto al ahorro en costes, y si se considera un consumo promedio de unos 19 mil kilómetros anuales, un residente de San Diego tendría un gasto aproximado a los 2.220 dólares (aproximadamente unos 1.600 euros) anuales. Por el contrario, si utiliza un coche eléctrico con recarga nocturna su gasto aproximado será de unos 345 dólares (aproximadamente unos 250 euros) anuales. Si a esto le sumamos lo generado por la "venta de energía no consumida", la amortización por la instalación de energía solar en su vivienda más la compra de un coche eléctrico, se reduce en el tiempo en términos financieros.

Está claro que una mayor demanda del coche eléctrico fomentará un mayor crecimiento de la energía solar, principalmente en el segmento de los particulares. Si a esto le sumamos la posibilidad de obtener el máximo ahorro en sus gastos, la combinación es perfecta.

Fuente: Clean Technica 






Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada