Energía solar para reducir el tráfico y la contaminación en los Países Bajos


¿Cómo mantener el centro de una ciudad "libre" de retenciones? ¿Cómo lograr una eficiente descarga de mercancías en tiendas y restaurantes sin interferir en el tráfico de la ciudad?. Si estas preguntas se realizan pensando en muchas antiguas ciudades europeas que en su día no fueron diseñadas para los camiones de reparto y la carga y descarga, no es fácil encontrar respuestas directas que den solución a esta cuestión.

Sin embargo en Utrecht, cuarta ciudad en tamaño de Holanda, parece que han encontrado la "solución", utilizando además la energía solar y de esta forma evitar restringir las entregas en ciertas horas o rutas, peajes "especiales", entre otro tipo de medidas.

En Utrecht han ido más allá y la compañía Cargohopper ha proporcionado una solución muy atractiva para evitar la congestión del tráfico en la ciudad. Se trata de un original sistema de transporte "cero emisiones" con energía solar en sus techos, cuyo ancho es de solo 1,25 metros lo que le permite acceder a cualquier sitio de la ciudad y que equivale al trabajo que realizarían entre 5 y 8 vehículos regulares, con las limitaciones en el tráfico que esto significa. A la vez, genera un "ahorro" en la emisión de unas 33 toneladas anuales de CO2.

El Cargohopper hace la función de un "tren", transformándose en un completo sistema logístico con una capacidad de remolque de unas 3 toneladas. Su velocidad máxima es de unos 20 km por hora, suficientes para el tránsito en calles estrechas del centro de la ciudad.

Para la logística del Cargohopper, se ha construido un centro de distribución para el almacenaje de las mercancías, ubicado en las afueras de la ciudad (a unos 10 km del centro). 

Los "vagones" son cargados en el centro de distribución y transportados en un camión regular de mayor velocidad hasta la entrada de la parte más histórica de la ciudad. A la vez, este nuevo sistema de transporte sirve para las tareas de reciclaje de Utrecht ya que aprovecha los viajes desde el centro hacia el centro de distribución para recoger cajas, papel y envases vacíos en cada una de las tiendas que visita.

El  proyecto ya lleva más de dos años desde que se puso en funcionamiento, y los resultados hasta el momento son más que satisfactorios. 

Sus ventajas son múltiples, ya que por un lado, el Cargohopper es mucho más adecuado para el tráfico de Utrecht que una camioneta convencional. Por otro lado se ahorra combustible y la emisión de 33 toneladas anuales de CO2 sumado esto a la posibilidad de reforzar las tareas de reciclaje aprovechando los "falsos fletes" (desde el centro de la ciudad al centro de distribución) con la recolección de cartón, papel y envases vacíos.

El éxito obtenido ha atraído a otras ciudades holandesas de similares características, que se encuentran interesadas en realizar una mayor inversión en la solución "Cargohopper", como es el caso de Amsterdam y la ciudad de Haarlem.





Fuente: Fast Company





Categories:

1 comentario:

  1. Grandes ideas para solucionar los embotellamientos en el centro de Europa

    ResponderEliminar