Israel: busca evitar su dependencia energética con energía solar



Israel es un país el cual depende fundamentalmente del petróleo extranjero de sus vecinos árabes y que busca en la generación de energías limpias y fundamentalmente en la energía solar, una "solución" no solo a su dependencia energética sino también a lograr un mayor nivel de seguridad a nivel país.

La energía solar ha sido una prioridad para Israel desde la fundación de la nación, pero más que nada sus políticas han estado orientadas hacia el desarrollo de la energía solar térmica (calentamiento de agua), tecnología que se comenzó a utilizar hacia 1980.

En la actualidad se estima que más del 90 % de las viviendas israelíes han instalado sistemas de energía solar térmica en sus tejados, lo que lo ha convertido en el país líder a nivel mundial en la utilización de este tipo de tecnología para uso doméstico.

De acuerdo con un estudio realizado por la Federación Europea de la Industria Solar Térmica, la utilización de este tipo de energía proporciona a Israel más de un 8 % del consumo total. Economías de escala, conjuntamente con una mayor conciencia, producto de restricciones de uso en el pasado, sumado a una mayor educación de la población, han extendido la utilización de la energía solar térmica en el país, donde actualmente el tiempo de recupero de la inversión a realizar (payback) no es mayor a los 3 años.

En lo que respecta a la energía solar fotovoltaica, la situación es diferente, ya que no existe un uso masivo de la misma, y es aquí donde puede desarrollar un importante papel en relación al futuro de la seguridad e independencia energética de Israel.

Sus condiciones geográficas son mas que ventajosas, ya que el país, de acuerdo con los mapas de la NASA, se encuentra a lo largo de una de las zonas más soleada de la Tierra (2.300 horas de sol anuales), lo que una mayor aplicación de la energía solar puede ser la "solución" a su dependencia energética, ya que la red eléctrica israelí no está conectada con ningún, país vecino, por lo que sí o sí debe ampliar sus recursos energéticos.

Una cantidad limitada de territorio disponible ha estimulado la innovación en Israel en lo que respecta al uso de nuevas tecnologías relacionadas con la energía solar. El Arava Institute se encuentra investigando desde tiempo atrás en el desarrollo de tecnologías que permitan una mayor eficacia en la recepción y conversión de la luz solar.  

Según un estudio del Centro Nacional de Energía Solar de Israel, sin considerar nuevos desarrollos que permitan almacenar la energía solar, solamente la fotovoltaica podría cubrir entre el 3 y el 4 % de la energía a consumir en Israel. Pero con un almacenamiento adecuado, este porcentaje podría incrementarse hasta un 90%, ya que la energía producida por el sol durante día podría usarse por la noche.

El pasado mes de Julio, Israel inauguró su primera planta comercial de energía solar fotovoltaica (5 MW de potencia), por parte de la empresa israelí Arava Power. Es la primera de las aproximadamente 45 plantas fotovoltaicas que la compañía quiere construir a lo largo del sur del desierto del Negev, antes del año 2014.

A pesar de que el 90 por ciento de los hogares de Israel tienen calentadores solares en los techos de agua, la energía solar fotovoltaica sólo genera alrededor del 1% de la energía del país. El gobierno de Israel parece no haber visto su gran potencial aún, ya que recientemente ha establecido, un objetivo muy poco agresivo al querer lograr que solo un 10 % de la energía en 2020 sea de origen renovable.

Será necesario más tiempo para ver si la energía solar fotovoltaica puede en un futuro cercano, suponer el comienzo de algo grande.
  




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada