La "globalización" del mercado norteamericano de energía solar


EE.UU. se ha transformado en una de las oportunidades más atractivas a nivel mundial para el desarrollo de la energía solar, gracias a la rápida y fuerte disminución de los precios de los paneles solares durante los últimos meses, sumado al apoyo al sector como resultado de los incentivos y políticas adoptadas a nivel del gobierno federal, estatal y local durante los últimos años.

El aumento de una mayor demanda se está viendo reflejado en todos los segmentos de negocio (utilities - comercial & residencial), donde se prevé que EE.UU. sea el tercer mayor mercado mundial de energía solar fotovoltaica en 2011, detrás de Alemania e Italia.

A la vez, mientras que actualmente representa aproximadamente el 5 % del mercado mundial, la tendencia es de crecimiento hasta alcanzar el 15 % en el año 2015. Durante los primeros meses del año, las instalaciones de energía solar en EE.UU. se han incrementado en un 66 %, si se las compara con las del año anterior.

Este "prometedor" escenario, ha hecho que muchas compañías líderes de Asia y Europa, se encuentren ya fabricando de forma directa en EE.UU., o bien evaluando la creación de nuevas instalaciones en el corto plazo.

A diferencia de otros países, el mercado de EE.UU. se encuentra muy diversificado, más que nada impulsado por los incentivos federales, pero sobre todo por las políticas de apoyo a la energía solar de cada uno de los Estados, con lo que busca generar un crecimiento "más orgánico", donde los cambios realizados por alguno de sus Estados no afecten obligatoriamente a toda la industria.

Si bien se temía que muchos puestos de trabajo estaban siendo enviados principalmente a China, muchos fabricantes de ese país están iniciando sus actividades en EE.UU., como por ejemplo, la apertura por parte de la compañía fabricante de paneles Yingli de su sede regional en San Francisco y Nueva York.

Misma situación se repite con la industria europea, donde se ve a los EE.UU. como una nueva oportunidad de negocio, y se espera aumentar en los próximos años la participación de compañías europeas en el país, como es el caso del fabricante noruego el Grupo REC, empresa verticalmente integrada (silicio, obleas, células y módulos), que recientemente ha inaugurado la producción de silicio en los estados de Washington y Montana.

El prometedor futuro, impulsado en parte por las políticas de incentivos, ha "globalizado" el mercado norteamericano de energía solar, con buenas perspectivas en relación a que nuevas compañías asiáticas y europeas inicien de forma directa sus actividades durante los próximos años.

 




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada