El consumidor como protagonista del sistema eléctrico: el balance neto



Con la aprobación del Plan de Energías Renovables (PER) 2011-2020, España ratifica el objetivo de alcanzar en el año 2020 que el 20,8 % de su consumo energético, proceda de fuentes renovables. En este sentido se ha introducido en el PER aprobado, un mecanismo para potenciar el autoconsumo eléctrico procedente de fuentes renovables (principalmente solar y mini-eólica).

La tendencia a la baja de los costes de las tecnologías de generación eléctrica en los próximos años va a permitir que en aplicaciones en edificios algunas también entren en competitividad puesto que el valor de referencia no es el precio del mercado eléctrico sino las tarifas aplicada a los consumidores finales. Una vez superada esta barrera, el diferencial de precios va a impulsar el autoconsumo de electricidad.

Surgen de esta manera nuevos conceptos y aplicaciones de generación renovable, que propiciarán un cambio progresivo del modelo de generación centralizada actual hacia otro donde la generación distribuida de electricidad se integre de manera eficaz en la red.

Las Redes Inteligentes (“Smart Grids”) jugarán en el futuro un papel destacable en esta integración, haciendo posible una mejor gestión de la demanda, con canales de comunicación eficaces entre consumidores y operadores de las redes eléctricas.

Así, el PER 2011-2020 propone avanzar hacia la generación distribuida mediante el fomento del autoconsumo, conectando las instalaciones de producción con energías renovables a las redes interiores de los consumidores, de manera que la producción se realice en el mismo punto en el que se consume la energía.

Las tecnologías que mejor se adaptan a la producción para autoconsumo por sus costes, características modulares y posibilidades de integrarse donde se produce el consumo, no son gestionables, como la fotovoltaica o la mini-eólica.

Cuando la demanda del consumidor es superior a la generación de su instalación, toda la energía generada se consumirá de manera instantánea. Sin embargo, en los momentos en que la producción supere a la demanda, la energía excedente debe ser almacenada para optimizar el aprovechamiento de la instalación. Surge así la necesidad de gestionar estos excedentes, y el sistema propuesto es el balance neto de energía.

El balance neto es, por tanto, un mecanismo de compensación de saldos de energía que permite a un consumidor que autoproduce parte de su consumo, utilizar el sistema eléctrico para “almacenar” los excedentes puntuales de su producción, y recuperarlos posteriormente.

Con este sistema de compensación de saldos se evita la necesidad de incorporar sistemas de acumulación en las propias instalaciones, que actualmente tienen costes que no permiten su viabilidad económica, a la vez que se descongestionan las redes de transporte y distribución, permitiendo un mejor aprovechamiento de las mismas.

Fuente: PER 2011-2020





Categories:

2 comentarios:

  1. Y se sabe ya durante cuanto tiempo se podrá "almacenar" los excedentes de producción en la red? Yo he oído que desde 1 hora hasta 1 año...

    ResponderEliminar
  2. Primero que nada gracias por el mensaje.

    En relación a tu consulta, hoy día se están desarrollando diferentes soluciones para poder almacenar los excedentes de producción de renovables como ser la solar fotovoltaica. No hay un parámetro fijo de tiempo de almacenamiento del cual tengamos conocimiento (es más en términos de horas/día), donde lo que se busca es por ejemplo poder consumir en horas nocturnas lo generado por la luz solar en el día.
    En el siguiente link puedes encontrar algo más de información a tu consulta:
    http://www.energiasolaresp.com/2011/07/autoconsumo-el-rol-del-litio-en-el.html

    Un saludo desde Energía Solar España

    ResponderEliminar