La tercera revolución industrial y el papel de las energías renovables



Desde Energía Solar España queremos recomendar la lectura del último libro del economista, sociólogo y escritor norteamericano Jeremy Rifkin, “La Tercera Revolución Industrial - Cómo el poder lateral está transformando la energía, la economía y el mundo".

El libro analiza el impacto económico, ambiental, social y cultural de las nuevas tecnologías en la economía mundial, y parte de la premisa de que la segunda revolución industrial impulsada por el petróleo y por otros combustibles fósiles, está llegando a su fin, y donde la fusión de la tecnología de Internet con las energías renovables dará lugar a una nueva y potente “Tercera Revolución Industrial”.

Los pilares de esta nueva Revolución Industrial son 5 y se pueden resumir en:
  1. La transición actual hacia las energías renovables
  2. La "transformación" de las viviendas (edificios) en microcentrales eléctricas que recojan y reaprovechen in situ las energías renovables
  3. La utilización de nuevos sistemas de almacenajes energético (Ej.: hidrógeno) en las viviendas, con el fin de "acumular" energía
  4. El uso de la tecnología de Internet para transformar la red eléctrica en una "interred" de energía compartida, que funcione exactamente igual que Internet, donde millones de edificios podrán generar su energía y vender los excedentes a la red
  5. La transición de la actual flota de transportes hacia vehículos eléctricos alimentados vía la red y/o pilas de combustibles, capaces de comprar y vender dentro de una red eléctrica interactiva e inteligente
Esta nueva Revolución cambiará, según el autor, muchos de los aspectos relacionados con nuestra forma de trabajar y de vivir, donde la convencional organización top down (de arriba a abajo) de la sociedad, cederá terreno hacia las relaciones distribuidas y colaborativas de la nueva era industrial "verde".

Esta transformación se producirá, al igual que el cambio sucedido en la Primera Revolución Industrial desde el uso de tecnologías propulsadas por combustibles bajados en la madera hacia otras basadas en el vapor,  o bien la metamorfosis de la tecnología ferroviaria impulsada por el carbón y el vapor en una economía del petróleo, la electricidad y el automóvil (Segunda Revolución Industrial), en apenas unos 50 años.

Europa cuenta con la posibilidad de aprovechar este nuevo escenario propuesto y ser los "inauguradores" de esta Tercera Revolución Industrial, garantizando la competitividad de su economía en el largo plazo, mediante un mayor uso de las energías renovables.










Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada