La eficiencia energética en la Tercera Revolución Industrial




El Laboratorio Nacional de Energías Renovables del gobierno estadounidense calcula que, si todos los edificios comerciales se redeadecuaran y se rehabilitaran usando tecnologías y prácticas energéticamente eficientes de última generación, el consumo de energía se reduciría en un 60 %.

Si añadieremos a esa fórmula la instalación de sistemas de energía fotovoltaica en las cubiertas superiores de los edificios, sería posible lograr una disminución del 88 % en el uso de energía convencional.

Si todos los edificios comerciales nuevos fueran plantas de "energía positiva" verde, el incremento en términos de eficiencia energética sería aún más impactante. Por su parte, un impulso de ese tipo podría reducir la cantidad de energía convencional consumida por el parque nacional de viviendas residenciales en un 60 %.

¿Cuánto nos costaría todo esto? Implantar las mejoras infraestructurales necesarias en los edificios comerciales y residenciales de todo EE.UU. ascendería aproximadamente a un gasto total de 4 billones de dólares repartidos a lo largo de un período de 40 años (o, lo que es lo mismo, unos 100.000 millones de dólares anuales), pero generaría unos ahorros acumulativos en la factura energética de unos 6,5 billones de dólares, es decir, de unos 163.000 millones de dólares al año.

Suponiendo que las mejoras de la insfraestructura se financien y se sufraguen con los ahorros energéticos a una tasa de descuento aproximada del 7 %, la relación coste-beneficio sería de un sólido 1,80. Dicho de otro modo, por cada dólar invertido en eficiencia energética y/o sistemas de energía renovable, el rendimiento de la inversión sería de 1,80 dólares.

Aunque parezca increíble, lo que Estados Unidos malgasta en energía para producir electricidad es más que lo que Japón utiliza para abastecer el conjunto de su economía.

Fuente: La Tercera Revolución Industrial - Autor: Jeremy Rifkin

-->
Categories:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada