Trinidad y Tobago, otro país petrolero que inicia su apuesta por las renovables



Trinidad y Tobago es un estado insular integrado por dos islas, que abarca una superficie de 5.128 kilómetros cuadrados, con una población total de 1,3 millones de habitantes, la mayoría de los cuales (95 %) reside en Trinidad, la mayor de las dos islas.

En la actualidad, el gas y el petróleo son las dos principales industrias de Trinidad y Tobago, y representan el 40% del PIB, 80% de las exportaciones y más del 50% de los ingresos del gobierno. su sector petrolero es uno de los más antiguos del mundo (inició su producción comercial en 1908), y el país continúa siendo uno de los principales proveedores de gas y gas natural licuado.

Pero sin embargo, nuevos aires soplan en las islas en el sentido de que días atrás el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de US$60 millones (aproximadamente unos 45 millones de euros), con el objetivo de ayudar al país a iniciar un proceso de transición hacia una matriz energética más eficiente, sostenible y limpia.

El préstamo, el primero de una serie de tres, fortalecerá el marco normativo y jurídico para contribuir a la consolidación de un sector energético más renovable y más sostenible, mediante fundamentalmente el desarrollo de la energía solar térmica y la eólica en las islas.

Actualmente, la generación de energía renovable está limitada a unos pocos sistemas solares fotovoltaicos y eólicos instalados en hogares y pequeñas empresas, pero que no tienen conexión a la red.

Asimismo, el préstamo apoyará la elaboración de nuevas políticas y normas que promuevan la eficiencia energética, así como medidas que sirvan para aumentar la sostenibilidad ambiental de los combustibles alternativos, como el gas natural y el gas natural comprimido (GNC).

Por último, se promoverá una producción y un uso eficiente y racional de los combustibles fósiles, al igual que el fortalecimiento de las capacidades institucionales que permitan incentivar el uso de la energía sostenible. Igualmente, se respaldará la puesta en marcha de diversas campañas de educación pública.

Finalmente, es de esperar que las autoridades locales elaboren un “Libro Verde de Política Energética y de Minerales en Trinidad y Tobago”, el que forma al marco regulador del sector energético en las islas.

Fuente: BID 

-->

1 comentario:

  1. No sólo le hacen un favor al medio ambiente sino que a la vez diversifican su producción energética y crearán nuevos puestos de trabajo. @mjose_renov

    ResponderEliminar